Fisiología del amor Ciclo de respuesta sexual Posiciones sexuales Parafilias Prácticas sadomasoquistas Zonas erogenas Enfermedad de peyronie Curvatura del pene Sexo y embarazo Multiorgasmo Ninfomanía

Las zonas erógenas, no son simples zonas del cuerpo neutrales, al contrario, son zonas muy sensibles.
Las mismas, poseen gran cantidad de terminaciones Nerviosas. Tras el mecanismo de inervación, ante determinado estimulo, la respuesta es Una Gran Sensibilidad.
Se podría decir que hay zonas predominantemente sensibles; como: los Pezones y el Clítoris en la mujer, el Pene, los Testículos y la Tetillas en el hombre.
Ahora, no solo son estás zonas erógenas, hay otras que algunos autores llaman “zonas secundarias”. Para mí, en la sexualidad humana, no hay zonas primarias o secundarias, sino, que todo el Cuerpo es Erógeno, Sensible. Todo el cuerpo tiene registro, por lo cual, aquellas zonas que le llaman secundarias, yo diría, que son “zonas no exploradas y que deben ya, explorarse”.
Algunas de esa zonas son: el cuello, los oídos, la boca, los labios, la espalda, los glúteos, las piernas, el perineo, los pies, las manos, el pelo y podría así, enumerar todo el cuerpo.

Ahora bien, todos tenemos sensibilidad en las mismas zonas? La respuesta es: NO. Si bien, es verdad y real que todos los humanos tenemos iguales terminaciones nerviosas ( salvo medie algún tipo de patología) pero, también es verdad y real, que todos somos Individuos, por lo tanto no somos iguales, lo que puede ser estimulante para uno no lo es para el otro, la zona que a uno le da mucho placer al otro le da cosquillas, le molesta.

El cuerpo tiene registro, memoria. Tendrá mucho que ver las zonas que fueron estimuladas desde la niñez (no para el coito) pero, (sí, como zona de placer). Estas zonas guardan las sensaciones de placer, de cosquillas, de desagrado etc. Cuando adultos sexuales, buscamos recorrer esas zonas, se reedita una sensación de placer sumada a la excitación sexual que produce y el cuerpo actúa en consecuencia.

También , hay zonas que nunca fueron exploradas, pues bien, es hora de relajarse y dejar que las sensaciones corporales hablen y se manifiesten.

Es este recorrido por el mapa corporal, ya sea auto-recorrido, o por otro. Tendrá mucho que ver, lo que uno se permita, la experiencia que tenga la otra persona, las ganas. Hay que tener en cuenta, que no todos los días estamos iguales, queremos lo mismo. La pasión, el calor, la excitación se debe Generar, se debe Buscar, por eso es importante: Darse Tiempo en esto del Juego Previo en las Zonas Erógenas.

Muchas sensaciones pasan desapercibidas, esto se debe a que, solo creemos que las zonas erógenas están en los Genitales. Nos olvidamos que un abrazo conlleva, el afecto, el contacto, el calor corporal, los olores, la textura y, eso no quiere decir que todo abrazo es una señal de “¿hacemos el amor?)” pero, sí, es una señal de que estamos en contacto con el otro.
Cuando las parejas se disponen hacer el amor, muchas de ellas solo Repiten la forma, las posturas, la toma de iniciativa; Olvidando que, hacer el amor es en realidad: CONSTRUIR EL ACTO SEXUAL.
Si bien, algunas conductas rutinarias dan resultado y éxito, no habría que olvidar, que también llevan la desgaste, al cansancio, a la monotonía y, esto se da porque la “comodidad” de la rutina termina siendo “Incomoda”.
El no explorar otras costumbres, otras zonas corporales puede también llevar a este desgaste en la pareja.
El amor, la sexualidad, la sensualidad y el construir el acto sexual es sin duda SENSIBILIDAD.

Entonces, si hasta ahora, no lo habías puesto en práctica, espero que luego de leer esta pequeña reseña, corras a los brazos de tu amada/o y, juntos comiencen a vivir Un Recorrido Corporal Erógeno, en ambos cuerpos.

Cómo me dirás GRACIAS, te respondo: De Nada.

CUELLO:

Las caricias que van desde el Cabello al cuello son muy placenteras y relajantes.
Jugar con tus dedos realizando suaves masajes en el cuero cabelludo, ayudan a relajarse a olvidarse de la tensiones, de las inhibiciones. Afloja el cuerpo, por lo tanto se libera de barreras y pudores.
Deslizando los dedos por la nuca llegando al cuello, con suaves movimientos ascendentes-descendentes, rotativos, con la yema de los dedos, lograras que la persona se sienta más cómoda y predispuesta a lo que vendrá.

LOS OÍDOS ( OREJAS):

Los oídos, tienen una serie de terminaciones nerviosas importantes.
Razón por la cual, son altamente sensibles.
Tanto para el hombre como para la mujer (aunque se cree que solo es una zona erógena femenina) es muy sensual y erótico, el estimular esta zona.
Aquí puedes jugar con la yema de los dedos suavemente recorriendo todo el oído. Sobre todo la parte trasera del mismo. Alterna con tus labios y lengua, sin mojar demasiado con tu saliva, ya que esto puede resultar incomodo para la persona.
Siempre toda caricia debe ser suave, puedes y DEBES aprovechar el estimulo de la palabra. Decir palabras dulces, aumenta la excitación.
Hay personas que les gustan las palabras subidas de todo, pues, si es así, no dejes de usarlas ya que estimularas mucho más.

BOCA:

Los labios, son una de las zonas más sensibles del cuerpo.
Besar, besar, y besar. Es el comienzo de todo.
El contacto suave, delicado al comienzo entre los labios, besar, pasar tu lengua alternando entre el labio superior e inferior.
Humedeciendo toda la zona de la boca, utilizando la lengua (cual explorados quiere explorar) recorre con tu lengua los labios, la boca, la interacción de lenguas es sumamente excitante.
Abrir bien la boca para dejar que la otra persona, pueda sentir que te ofreces y que vos, experimentes como se ofrece el otro.

LOS SENOS:

En las mujeres es una zona erógena en si, que les produce mucho placer. Pero, también es una zona que los hombres buscan como lugar exclusivo de excitación.
Acá hay que tener en cuenta que, por más tentadores que resulten los senos, no se debe zambullir cual pileta llena en pleno verano.
Utilizar tus yema de los dedos y la palma de las manos para recorrerlos.
No vayas directo a los pezones.
Tócalos, acarícialos de a uno, ambos a la vez, entre senos. Moja las yemas de tus dedos índice y pulgar con un poco de tu saliva y frota suave los pezones, aprieta suave, juega como si tuvieras entre los dedos una bolita de miga de pan cual le das giros suaves.
Los gemidos de la persona te darán el indicio de si estas haciendo lo correcto o no.
Usa tu boca, tu lengua para jugar sobre los pezones. Mueve tu lengua en forma rápida, lenta, circular. Succiona el pecho sin morderlo.
Puedes jugar con tu Pene sobre los pezones, entre ellos (la famosa masturbación turca).
El uso de un cubito de hielo sobre los pezones, luego retirarlo y soplar los pezones y besarlos, produce una sensibilidad muy especial.
El ritmo, los pellizcos, el apretar, siempre debe estar sujeto al placer. Salvo que ambas partes acuerden un juego más sadomasoquista.

LA ESPALDA:

Otra zona de alta concentración nerviosa.
La espalda da muchas posibilidades de caricias, ya que es una zona extensa.
Desde la cintura escapular hasta el coxis.
Aquí puedes utilizar las técnicas de masajes, caricias con los dedos, las manos, los pies hasta tu sexo.
No olvides que ante ti, tienes un cuerpo, pues recórrelo, combina los masajes suaves en toda la espalda con los glúteos. Acaricia por arriba de los glúteos, toda la zona “sacra” esto ayudara a la irrigación sanguínea hasta los órganos sexuales.
Juega con tu lengua, besa toda la espalda.
Es muy erótico, el uso de cremas, geles o aceites, unta la espalda con alguna aceite aromática y luego desliza tu cuerpo sobre la espalda de la otra persona.
Esto favorece el acercamiento de tu sexo al cuerpo de la persona. Hay aceites con productos que dan calor, aromas etc.
No limites la zona de la espalda, pues veras, cuan erótica resulta ser.

LOS GLÚTEOS:

Las caricias en esta zona son el pasaje asegurado a una excelente relación sexual.
Juega en ellos con tus manos, dedos, lengua, boca.
Utiliza tu cuerpo para apoyarte sobre ellos, ya que esto favorece haciendo presión en el área pélvica, hace que por efecto de la presión se vaya hacia adelante.
Puedas dar pequeñas palmadas, mordiscos, besarlos, en fin todo aquellos que a ambos les produzca placer.

EL PERINEO:

Esta zona se encuentra entre el ano y la vagina o el comienzo del pene (pegado a la bolsa de los escrotos) en el hombre.
Es una zona llena de terminaciones nerviosas, por lo cual es extremadamente sensible.
Muchos juegan en esa zona sin saber que es de placer total otro desconocen que esa zona fuera sensible.
Ahora que lo sabes, incorpóralo a tu juego amoroso.
Puedes utilizar tu lengua, tus dedos, siempre suave y de arriba abajo los movimientos.

LA ZONA INGUINAL:

Es una zona sensible. Puedes acariciar con tus manos siempre haciendo una leve presión.
Estimula el clítoris así como, la irrigación en el pene.
Juega con tu boca, tu lengua, esta zona te da la posibilidad de estar muy cerca de los genitales externos e internos.
Por lo cual la fellatio y el Cunnilingus están asegurados.

LOS PIES:

Los pies y los dedos de los pies, contienen muchas terminales nerviosas. El poder acariciarlos y masajearlos, hacen que uno se relaje, se distienda, ayuda al organismo, afloja tensiones.
El masaje suave entre dedos, hace que la estimulación sanguínea fluya.
Los masajes en el empeine y el talón, son sumamente eróticos.
Toma el pie de tu compañera/o entre tus manos, apóyalo en tu sexo, acarícialo suave, a medida que vas produciendo las caricias, el pie tiende a moverse, esto hará que toque tu sexo, por lo tanto es un dar y recibir placer.

Por supuesto hay más puntos, zonas, lugares del cuerpo, que son ERÓGENOS.
Debes tomarte el trabajo (como cuando niños, recorríamos en un mapa los continentes, países, ciudades, ríos, etc.) de Recorrer el Mapa Corporal que es extenso y que seguro (así como un país visitado, una y otra vez, tendrá siempre lugares nuevos) siempre, descubrirás en el cuerpo, tanto propio como ajeno, lugares placenteros sin conocer aún.

No te limites al Punto G, Los Senos, La Vagina, El Ano, El Pene, Testículos, Tetillas. Somos mucho más que Genitales a nivel Corporal.

El CUERPO TODO, ES ERÓGENO. ENTONCES APROVECHALO PARA TUS RELACIONES SEXUALES, NO LO MUTILES NI TE MUTILES LA SEXUALIDAD.

Volver

Psicosexología.com- todos los Derechos Reservados- Prohibida la Reproducción Total o Parcial sin Autorización de Psicosexología.com

Consultorios del Lic. Héctor Eduardo Silvera:

Capital Federal: Sánchez de Bustamante 1456 PB. Tel.: (011) 4963-1262

Zona Sur: Monte Grande: Gral. Rodriguez 145. TEL.: (011) 4367-2792

O Solicitar turnos al Cel. 15-4948-0816.

Mail:eduardosilvera@psicosexologia.com

Diseño:www.clickandarts.com
Webmaster:webmaster@clickandarts.com